FAQ

Preguntas Frecuentes

Enfermedades

¿Qué es una fisura anal?


Una fisura anal es un desgarro o lesión en la piel en el margen del ano la cual puede causar dolor y/o sangrado.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE UNA FISURA ANAL?

Los síntomas típicos de una fisura anal son dolor intenso durante la evacuación acompañada de sangrado fresco.

¿CUÁL ES LA CAUSA DE UNA FISURA ANAL?

Generalmente una evacuación de materia fecal dura y seca causa un desgarro en la piel del ano causando una fisura. Otras causas son evacuaciones diarreicas o inflamación de la región anal.

Las fisuras anales pueden ser agudas (recientes) o crónicas (aquellas que están presentes por un largo tiempo o que recurren). La fisura anal aguda se produce por hábitos de evacuación alternantes (diarreas y estreñimiento) mientras que una fisura crónica se debe a malos hábitos de evacuación, esfínter anal hipertónico o a un problema médico de base.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO DE UNA FISURA ANAL?

En el 90% de los casos las fisuras agudas responden a tratamiento médico (sin cirugía). Este tratamiento incluye una dieta alta en fibra, suplementos de fibra, abundantes líquidos y evitar el estreñimiento. Los baños de asiento durante 10 minutos 3-4 veces al día ayudan a relajar los músculos del esfínter anal. En ocasiones se recomiendan algunas pomadas.

En el caso de las fisuras crónicas se requiere de tratamiento adicional. Dependiendo de la apariencia de la fisura a la exploración, se deben considerar otros problemas médicos como la enfermedad inflamatoria intestinal, para lo que se recomiendan otros estudios. Se puede recomendar una exploración anal bajo anestesia en el caso que se logre la curación.

¿QUÉ SE PUEDE HACER SI LA FISURA NO CURA?

Una fisura que no responde a tratamiento medico o que recurre y que además continúa produciendo síntomas de dolor y/o sangrado debe de ser tratada con cirugía.

¿EN QUÉ CONSISTE LA CIRUGÍA?

La cirugía consiste en hacer un pequeño corte en el esfínter interno del músculo. Esto hace que la fisura sane al disminuir el dolor y el espasmo. El corte de este músculo raras veces interfiere con la habilidad de controlar los gases o la materia fecal y generalmente se realiza en el hospital de manera ambulatoria o de estancia de 24 horas.

¿CUÁNTO DURA EL PROCESO DE CURACIÓN DESPUÉS DE LA CIRUGÍA?

La curación completa ocurre en algunas semanas, sin embargo el dolor desaparece después de 2-3 días.

¿ÉSTE PROBLEMA PUEDE OCURRIR NUEVAMENTE?

Más del 95% de pacientes operados por este problema no vuelve a presentarlo. Si la fisura recurre, puede ser tratada médicamente o requerir de algunos estudios como la manometría anorrectal o una nueva exploración bajo anestesia.

¿LAS FISURAS ANALES PUEDEN CAUSAR CÁNCER DE COLON?

NO!! Sin embargo los síntomas persistentes deben de ser estudiados ya que existen otras enfermedades del colon y recto que pueden causar síntomas similares.




¿Qué son las hemorroides?


Las hemorroides son un conglomerado de vasos sanguíneos aumentados de tamaño que se localizan en el ano y porción final del recto. Existen dos tipos de hemorroides de acuerdo a su localización: Hemorroides externas e internas.

HEMORROIDES EXTERNAS: Se encuentran cerca del margen del ano y están cubiertas por una piel muy sensible. Producen dolor al inflamarse secundario a la formación de un trombo en su interior, lo que hace que se perciban como una masa o pequeña tumoración. Ocasionalmente pueden sangrar.

HEMORROIDES INTERNAS: Se encuentran dentro del canal anal. Generalmente no producen dolor y están cubiertas por mucosa. Los síntomas más frecuentes son sangrado sin dolor y prolapso con la evacuación. En algunas ocasiones el prolapso se corrige sin ayuda y en otras ocasiones necesita de manipulación para regresarlas a su sitio. Es menos frecuente que la hemorroide interna se prolapse y produzca dolor y no pueda ser reducida.

¿QUÉ CAUSA LAS HEMORROIDES?

Se desconoce la causa exacta; sin embargo se reconocen algunos factores predisponentes:

  • Edad

  • Estreñimiento crónico o diarrea

  • Embarazo

  • Herencia

  • Uso excesivo de laxantes y/o enemas

  • Pasar mucho tiempo sentado en el baño (lectura, etc.)

  • Esfuerzo excesivo durante la evacuación

Independientemente de la causa, los vasos sanguíneos sufren adelgazamiento de sus paredes y pérdida de la elasticidad normal de los tejidos lo que lleva al sangrado y prolapso.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

Si presenta cualquiera de lo siguiente puede tener hemorroides:

  • Sangrado con la evacuación

  • Prolapso durante la evacuación

  • Comezón en la región anal

  • Dolor

  • Tumoraciones o masas.

¿LAS HEMORROIDES PUEDEN CAUSAR CÁNCER?

NO. No existe ninguna relación entre las hemorroides y el cáncer colorrectal. Sin embargo, muchos de los síntomas que producen las hemorroides las pueden causar otras enfermedades incluyendo el cáncer. Es por esto que es importante ser valorado por un cirujano colorrectal antes de iniciar cualquier tratamiento.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO PARA LAS HEMORROIDES?

En los casos en que los síntomas son leves se recomienda aumentar la cantidad de fibra en la dieta y líquidos. Una buena fuente de fibra en la dieta son los cereales, frutas y verduras.

El evitar hacer un esfuerzo excesivo al evacuar disminuye el prolapso. De la misma manera los baños de asiento durante 10 minutos 3-4 veces al día pueden mejorar los síntomas.

HEMORROIDES EXTERNAS: Una hemorroide externa trombosada produce dolor intenso durante 2 a 4 días. Después de este tiempo el dolor mejora y la masa se resuelve con el tiempo. Un pequeño pliegue de piel puede quedar. El tratamiento depende de la intensidad de los síntomas y del tiempo de evolución. Si el dolor es tolerable o ha disminuido, las medidas antes mencionadas son suficientes junto con un medicamento para el dolor. Si el dolor es intenso y no hay mejoría se puede resecar la hemorroide, en algunos casos, con anestesia local en el consultorio. En otros casos es necesario la exploración en el quirófano.

HEMORROIDES INTERNAS: Su tratamiento depende de los síntomas y del prolapso. En casos leves puede ser tratado como mencionado anteriormente. En hemorroides más grandes, con sangrado persistente y prolapso se puede realizar lo siguiente:

Ligadura- Utilizada en casos de prolapso durante la evacuación. Una pequeña liga se utiliza para cortar el flujo sanguíneo a la hemorroide. Estas se caen en 5-7 días. Puede haber ligero dolor y sangrado.

Escleroterapia- Pueden ser utilizadas para hemorroides que sangran y no prolapsan.

Hemorroidectomía- Se realiza en el quirófano con anestesia regional (bloqueo) o general. Es el mejor método para resolución definitiva. Esta indicada en hemorroides internas que prolapsan, sangran o que no responden a tratamientos mencionados anteriormente, así como para trombosis masiva de hemorroides externas. La hospitalización es de una a dos noches y la recuperación es de 2-3 semanas. La recurrencia es muy baja.

Mucosectomía con engrapadora- Es la técnica más reciente para el tratamiento de las hemorroides. Se realiza en quirófano y se puede realizar de manera ambulatoria o con una noche de hospitalización. De la misma manera se hace con bloqueo o anestesia general. La ventaja de este procedimiento es la importante disminución del dolor después de la cirugía y la recuperación más rápida.

SABÍA USTED QUE…….

  • La enfermedad hemorroidal es uno de los padecimientos más frecuentes.

  • Más de la mitad de la población presentará síntomas de hemorroides a partir de los 30 años.

  • La mayoría de los pacientes no acuden al médico al iniciar sus síntomas.

  • Es frecuente durante el embarazo. La mayoría de los síntomas se resuelven después del embarazo. Algunas mujeres continúan presentando síntomas crónicos.

  • Es importante que todo sangrado rectal sea evaluado por un médico especialista.

  • La mitad de los pacientes que creen tener síntomas de hemorroides tienen otro problema anorrectal.

No todos los pacientes con hemorroides requieren de cirugía.




¿Qué es un absceso y una fístula anorectal?


¿QUÉ ES UN ABSCESO ANAL?

Un absceso anal es una cavidad infectada que contiene pus y que se localiza cerca del ano o recto.

¿QUÉ ES UNA FÍSTULA ANAL?

En casi todos los casos una fístula anal es el resultado de un absceso anal previo. Consiste en un pequeño túnel que conecta una glándula anal, desde donde se originó el absceso, hasta la piel alrededor del ano.

¿CUÁL ES LA CAUSA DE UN ABSCESO?

Un absceso es el resultado de una infección aguda de una glándula localizada en el canal anal. La glándula se infecta cuando bacterias o material extraño ocluyen la salida de la misma. Existen algunas condiciones, como la colitis o la inflamación del colon, que en ocasiones se asocian a éste problema.

¿CUÁL ES LA CAUSA DE UNA FÍSTULA?

Una vez que el absceso es drenado, puede persistir un túnel que conecta la glándula anal que dio origen al absceso. Cuando esto ocurre, hay un drenaje persistente de material claro o purulento por el orificio que se forma en la piel alrededor del ano. Si esta apertura se cierra espontáneamente puede recurrir un absceso.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE UN ABSCESO O DE UNA FÍSTULA?

Los síntomas de ambos padecimientos incluyen dolor constante, generalmente intenso en el caso del absceso, que no se relaciona con la evacuación. Se acompaña de inflamación, irritación de la piel anal, salida de pus (que generalmente cuando se presenta esto el dolor mejora), fiebre y malestar general.

¿EL ABSCESO DESARROLLA UNA FÍSTULA EN TODOS LOS CASOS?

No. Una fístula se desarrolla en aproximadamente el 35% de los casos de abscesos. No existe la forma de predecir que casos evolucionaran a una fístula.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO DE UN ABSCESO?

El tratamiento para un absceso es el drenaje de la pus. Esto se logra al hacer una incisión para abrir la cavidad alrededor del ano. En ocasiones es posible hacer esto con anestesia local en el consultorio, aunque en la mayoría de los casos se realiza en un quirófano. Los pacientes diabéticos o que tiene problemas de su sistema inmune deben de recibir antibióticos intravenosos junto con el tratamiento quirúrgico. Los antibióticos por si solos NO son tratamiento suficiente, ya que éstos no penetran la zona del absceso.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO PARA UNA FÍSTULA?

El tratamiento para una fístula anal es quirúrgico. De preferencia esta cirugía debe de realizarse por un cirujano de colon y recto. Se puede resolver en ocasiones al mismo tiempo en el que se drena el absceso; aunque en la mayoría de los casos las fístulas se desarrollan de 4 a 6 semanas después del drenaje del absceso. La cirugía consiste en el corte parcial del esfínter anal para abrir el túnel y conectar el orificio interno con el externo. De esta manera permite que la cicatrización ocurra del fondo a la superficie.

En ocasiones, debido a que el trayecto involucra una porción importante del esfínter anal, es necesario colocar un setón (pequeño tubo de plástico) para no seccionar el músculo y evitar la incontinencia.

¿CUÁL ES LA EVOLUCIÓN DESPUÉS DE LA CIRUGÍA?

Puede haber dolor que se controla con analgésicos durante la primera semana. Se recomiendan baños de asiento 3-4 veces al día y el uso de una gasa para mantener la región lo más seca posible. Se debe de indicar suplementos de fibra y la ingesta de abundantes líquidos.

¿PUEDE RECURRIR LA FÍSTULA O EL ABSCESO?

En la mayoría de los casos esto es suficiente para la curación definitiva. En un pequeño número de pacientes estos padecimientos pueden recurrir.




¿Qué es el cáncer de colon y recto?


El cáncer colorrectal es la segunda causa de muerte por cáncer y uno de los más prevenibles. La probabilidad de que una persona desarrolle cáncer en el transcurso de su vida es del 6%. Cerca de 60,000 personas mueren al año debido a cáncer colorrectal.

¿QUIÉN TIENE RIESGO PARA DESARROLLAR CÁNCER COLORRECTAL?

El cáncer colorrectal puede aparecer a cualquier edad. En más del 90% ocurre en personas mayores de 40 años. La mayoría de los pacientes son diagnosticados entre los 50 y 70 años. Hay algunos factores de riesgo asociados como una historia personal de cáncer de mama, ovárico o uterino; enfermedad inflamatoria intestinal; historia familiar de pólipos y cáncer colorrectal.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

El cáncer colorrectal generalmente se desarrolla a partir de pólipos. La mayoría de estos así como los cánceres pequeños no producen ninguna sintomatología. Debido a esto se han recomendado estudios de tamizaje para identificarlos tempranamente.

Los síntomas más comunes son sangrado con las evacuaciones y cambios en los hábitos de la evacuación (diarrea o estreñimiento). En casos más avanzados hay pérdida de peso y dolor abdominal.

¿CÓMO SE PUEDE PREVENIR EL CÁNCER COLORRECTAL?

Las pruebas de tamizaje como la sigmoidoscopía y la colonoscopía pueden encontrar crecimiento o pólipos, que al removerlos disminuye el riesgo de cáncer colorrectal. Una dieta alta en fibra y baja en grasas se ha asociado a una disminución en el riesgo de este cáncer.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO DEL CÁNCER COLORRECTAL?

El tratamiento del cáncer colorrectal es la cirugía para remover el tumor. La cirugía se puede realizar de manera abierta (tradicional) o laparoscópica en la que se realizan pequeñas incisiones y se utilizan instrumentos especiales. La ventaja de esta técnica es el menor dolor, la estancia en el hospital es más corta y la recuperación es más rápida. El tumor se reseca por completo así como los vasos sanguíneos y ganglios linfáticos. En la mayoría de los casos se puede reconectar el intestino. Si el cáncer ha invadido los ganglios, es necesario complementar el tratamiento con quimioterapia y/o radioterapia.

En el caso del cáncer de recto puede en ocasiones tratarse a través del recto (pólipos o cáncer en etapas tempranas). En tumores más grandes es necesaria la extracción a través del abdomen y en casos en los que el tumor invada a los músculos del esfínter anal es necesaria la resección del recto y el ano. En estos casos es necesaria una colostomía (apertura del intestino a través de la pared abdominal [Ver estomas]). El tratamiento adicional para el cáncer de recto es la radioterapia y/o quimioterapia que se puede dar antes o después de la cirugía.

¿QUÉ ES LA ETAPIFICACIÓN Y PORQUE ES IMPORTANTE?

La etapificación permite estimar la posibilidad de curación una vez que el cáncer ha sido removido así como de determinar si es necesario tratamiento adicional (radioterapia y/o quimioterapia). El sistema de etapificación nos permite evaluar el tumor basándonos en: su crecimiento a la pared intestinal, la invasión a ganglios linfáticos y la invasión a órganos a distancia (metástasis). Los tumores son clasificados en etapas I,II,III y IV. La mejor posibilidad de curación son aquellos tumores que se encuentran en etapa I ya que más del 90% de pacientes sobreviven a 5 años después de la cirugía.

¿CUÁL ES EL PRONOSTICO A LARGO PLAZO DESPUÉS DEL TRATAMIENTO?

El pronóstico depende de la etapa de la enfermedad. Los cánceres tempranos que no invaden la pared del intestino o los ganglios linfáticos tienen un excelente pronóstico. Cuando el cáncer ha invadido otros órganos o a los ganglios linfáticos, la posibilidad de curación mejora significativamente con cirugía adicional y/o radioquimioterapia.




¿Qué es y a quién se le debe realizar una colonoscopía?


La colonoscopía es un estudio seguro y efectivo que nos permite evaluar el interior de la totalidad colon y del recto. Se utiliza un instrumento largo, tubular, flexible y esterilizado.

Este estudio se utiliza para diagnosticar enfermedades del colon y recto así como el de realizar biopsias o remover por completo pólipos.

Las colonoscopías se realizan de manera ambulatoria, bajo sedación y sin dolor.

¿A QUIÉN SE LE DEBE DE REALIZAR UNA COLONOSCOPÍA?

La colonoscopía se debe de realizar a todo paciente mayor de 45 años. Se recomienda de igual manera en aquellos pacientes con cambios en el hábito de evacuación (constipación o diarrea) o sangrado, ya que estos síntomas indican un posible problema en el colon o en el recto. La colonoscopía es actualmente aceptada como un estudio de tamizaje (detección) para el cáncer colorrectal.

Este estudio se recomienda también en los siguientes casos:

  • Síntomas abdominales sin explicación clara.

  • Enfermedad inflamatoria intestinal.

  • Colitis.

  • Verificar y tratar los pólipos o tumoraciones encontradas mediante otros estudios diagnósticos.

  • Examinar a los pacientes con sangrado en las evacuaciones.

  • Monitoreo de aquellos pacientes con historia personal anterior de pólipos o cáncer o que tengan historia familiar de cáncer de colon.

¿CÓMO SE REALIZA UNA COLONOSCOPÍA?

En primer lugar, el colon deberá de estar limpio de todo residuo antes del estudio. Es importante que la preparación (limpieza) se realice adecuadamente para lograr completar el estudio de manera exitosa. La limpieza del colon se realiza de varias maneras dependiendo de la preferencia del médico.

El colonoscopio es introducido y llevado lentamente hasta el inicio del colon (sitio donde se une el intestino delgado con el colon). Se valora el interior del colon y si se detectan pólipos o tumoraciones, estas se pueden biopsiar (tomar una muestra) o resecar por completo.

El procedimiento completo dura menos de una hora y se realiza con sedación para disminuir la incomodidad del paciente. Después del procedimiento puede existir ligera molestia abdominal que mejora al expulsar gas por el recto. Los pacientes reinician su dieta normal 3-4 horas después del procedimiento.

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS Y RIESGOS POTENCIALES DE LA COLONOSCOPÍA?

Mediante este estudio, es posible detectar y remover la mayoría de los pólipos sin la necesidad de cirugía, el cual es un paso importante en la prevención del cáncer colorrectal. La colonoscopía es uno de los estudios que pueden detectar de manera más temprana el cáncer de colon y recto.

Mucha otras alteraciones del colon se pueden diagnosticar mediante este estudio (enfermedad diverticular, enfermedad inflamatoria intestinal, etc.).

Al igual que todos los estudios invasivos, la colonoscopía tiene algunos riesgos potenciales. Dos de los más significativos son el sangrado y la perforación. Afortunadamente su frecuencia es muy baja y generalmente se reconocen al momento del estudio o durante las primeras horas posteriores al procedimiento.




¿Qué es la incontinencia fecal y cómo se trata?


La incontinencia es la disminución en la habilidad de controlar el gas o la materia fecal. Su severidad varía desde leve dificultad para controlar el gas hasta la pérdida del control total sobre materia fecal líquida o bien formada. Tanto la incontinencia urinaria como la incontinencia fecal son problemas que tienden a empeorar con la edad.

¿QUÉ CAUSA LA INCONTINENCIA?

Existen muchas causas de incontinencia. La lesión de los músculos del esfínter anal durante el parto es de las causas más frecuentes. Estas lesiones causan la separación de las fibras musculares lo que disminuye la fuerza del músculo. De igual forma, los nervios de la misma región pueden dañarse. Algunas de estas lesiones se identifican al momento del parto, sin embargo algunas pueden pasar desapercibidas hasta algunos años más tarde.

Algunas operaciones en la región anal o en el tejido alrededor del ano pueden lesionar las fibras musculares causando incontinencia. Las infecciones en la misma región pueden lesionar el esfínter anal.

Otra de las causas de incontinencia es la edad, ya que con el tiempo se va perdiendo la fuerza muscular.

Algunas otras enfermedades como la diabetes o la esclerosis múltiple pueden afectar los nervios de la región anal causando alteraciones en la continencia.

¿CÓMO SE PUEDE DETERMINAR LA CAUSA DE LA INCONTINENCIA?

Una entrevista inicial con el médico ayuda a determinar el grado de incontinencia y el impacto en el estilo de vida.

El antecedente de múltiples embarazos, bebes de peso elevado, utilización de forceps o episiotomías son claves importantes para identificar la causa del problema. En algunos casos las enfermedades o la utilización de medicamentos pueden jugar un papel importante.

Se debe de realizar una exploración física de la región anal ya que se pueden identificar lesiones muy obvias al músculo.

Frecuentemente se requieren de estudios adicionales:

  • Manometría- Se introduce un pequeño catéter a través de ano para medir las presiones del canal anal. Es útil para demostrar la fuerza del esfínter anal.

  • Latencia de nervios pudendos- Se utiliza para determinar si los nervios de la región anal funcionan adecuadamente.

  • Electromiografía- Útil para verificar si el esfínter anal se relaja y se contrae cuando debe de hacerlo.

  • Ultrasonido transanal- Permite identificar mediante imágenes del esfínter anal el sitio de la lesión.

¿QUÉ SE PUEDE HACER PARA CORREGIR EL PROBLEMA?

Una vez que se ha determinado la causa y la severidad del problema se puede establecer un tratamiento. Cuando la incontinencia es leve se puede tratar sencillamente con modificaciones el la dieta (aumento en la ingesta de fibra entre otros) y algunos medicamentos que favorezcan el estreñimiento. Se recomiendan además algunos ejercicios para fortalecer los músculos del esfínter anal.

En algunos casos se puede utilizar la bioretroalimentación que consiste en que el paciente aprenda a identificar las sensaciones asociadas a la evacuación y además ayuda a fortalecer el esfínter anal.

Algunas enfermedades que causan inflamación del recto pueden causar incontinencia. El tratamiento de estas enfermedades pueden mejorar los síntomas.

Las lesiones al esfínter anal que se asocian a incontinencia importante pueden corregirse mediante cirugía que consiste en reparar el sitio de la lesión o mediante la aplicación de micropartículas de silicona.

Dentro de las terapias actuales más novedosas se encuentra la neuromodulación o neruroestimulación de plexo sacro. Esta técnica fue inicialmente descrita para tratar disfunciones urinarias. En estos pacientes se observó que mediante estímulos eléctricos de los plexos sacros, se producía una mejoría en sus hábitos defecatorios y en la continencia anal. Se han publicado diversas series con muy buenos resultados.

Existen otros tratamientos para casos más extremos como la colostomía definitiva o el uso de esfínteres artificiales.

TRATAMIENTO DE LA INCONTINENCIA

  • Modificaciones en la dieta

  • Medicamentos

  • Tratamiento de la enfermedad de base

  • Ejercicios para fortalecer el esfínter anal

  • Bioretroalimentación

  • Cirugía

  • Micropartículas de silicona

  • Radiofrecuencia (SECCA)

  • Neuroestimulador sacro

  • Esfínter artificial




¿Qué es la enfermedad diverticular?


Es una condición frecuente que afecta a cerca del 50% de las personas mayores de 60 años. Solamente un pequeño porcentaje de estos pacientes manifiestan síntomas y un número aún más pequeño requiere de cirugía.

¿QUÉ ES LA DIVERTICULITIS?

Los divertículos son unas saculaciones formadas en los sitios de debilidad de la pared del colon. Generalmente se localizan en el sigmoides o en el colon izquierdo, aunque se pueden encontrar en todo el colon. La diverticulitis se refiere a la inflamación o perforación de estos divertículos.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

Los principales síntomas asociados a la enfermedad diverticular son dolor abdominal (generalmente en abdomen bajo del lado izquierdo), alteraciones en los hábitos de evacuación, diarrea y ocasionalmente sangrado rectal. Estos síntomas ocurren en un pequeño grupo de pacientes y en ocasiones es difícil diferenciarlo de otros padecimientos como el síndrome de colon irritable.

Cuando os diverticulos se inflaman o se perforan se le llama diverticulitis, la cual presenta los siguientes síntomas: dolor abdominal, fiebre, temblores y cambios en los hábitos de evacuación. En casos complicados de diverticulitis se encuentran infecciones severas abdominales (abscesos o peritonitis) o comunicaciones a la vejiga o a la vagina. Estos problemas requieren de cirugía urgente.

¿CUÁL ES LA CAUSA DE LA ENFERMEDAD DIVERTICULAR?

Una dieta baja en fibra a través de varios años aumenta la presión dentro del colon. Esto, asociado a la debilidad de la pared intestinal favorecen la aparición de divertículos.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO DE LA ENFERMEDAD DIVERTICULAR?

Los síntomas leves de la enfermedad diverticular generalmente se controlan con dieta y ocasionalmente con medicamentos para controlar el dolor. En incremento de fibra en la dieta y la restricción de ciertos alimentos disminuyen la presión del colon con lo que las posibilidades de presentar complicaciones son menores.

La diverticulitis requiere de un manejo más intenso. En algunos casos leves se pueden tratar sin hospitalización. El tratamiento generalmente consiste en antibióticos orales y restricciones en la dieta. En casos severos se requiere de hospitalización con antibióticos intravenosos y restricciones dietéticas.

¿EN QUÉ CASOS SE REQUIERE DE CIRUGÍA?

La cirugía está indicada en los episodios recurrentes, pacientes menores de 40 años, casos en los que existen complicaciones y aquellos en los que no hay respuesta al tratamiento médico.

En la cirugía el segmento de colon inflamado (generalmente el colon izquierdo o el sigmoides) se reseca y en la mayoría de los casos se reconecta en la misma cirugía.

Este procedimiento de puede realizar de manera abierta (tradicional) o laparoscópica. Este último abordaje se asocia con menor dolor postoperatorio y una recuperación más rápida.

En ocasiones es necesario realizar una colostomía (Ver estomas) que se cierra entre 4 a 6 semanas después de que se controla la infección.

La función normal del colon generalmente se recupera en 1-2 semanas.




¿Qué son los pólipos de colon y de recto?


Los pólipos son crecimientos anormales que se originan de la mucosa y crecen hacia la luz del colon y del recto. Los pólipos pueden ser planos o elevados.

Los pólipos son una de las condiciones más frecuentes del colon y del recto, presentándose en el 15 al 20% de la población adulta. A pesar de que la mayoría de los pólipos son benignos, la relación de ciertos pólipos que evolucionan a cáncer esta bien establecida.

Los pólipos pueden aparecer en todo el trayecto del colon y del recto aunque son más frecuentes en el colon izquierdo, sigmoides y recto.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS QUE PRODUCEN LOS PÓLIPOS?

La mayoría de los pólipos no producen síntomas y generalmente se identifican incidentalmente por medio de estudios como la colonoscopía o radiografías con contraste del colon y recto. En algunos casos los pólipos pueden producir sangrado, mucosidad con las evacuaciones, alteraciones en el funcionamiento intestinal y dolor abdominal.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICAN LOS PÓLIPOS?

Los pólipos son diagnosticados directamente mediante colonoscopía o indirectamente mediante estudios de radiografías con medio de contraste (colon por enema).

Existen 3 estudios endoscópicos para el colon y recto:

  1. La sigmoidoscopía rígida-Permite examinar los últimos 25 cm del colon y recto.
  2. La sigmoidoscopía flexible-En la cual se examinan los últimos 60c m del colon y recto.
  3. La colonoscopía-Permite la inspección de la totalidad del colon y recto. A diferencia de los 2 estudios anteriores, éste requiere de preparación de colon (limpieza completa) y de sedación.

Los dos primeros estudios se pueden realizar en el consultorio y no requieren de mayor reparación.

El colon y recto se pueden examinar indirectamente mediante estudios de radiología como el colon por enema. Este estudio consiste en introducir medio de contraste rectal para cubrir la mucosa del intestino e identificar los pólipos.

Existen otros estudios como la identificación sangre oculta en heces. Es importante tener en cuenta que un resultado negativo en este estudio no descarta la posibilidad de la existencia de pólipos en el intestino.

Al identificar un pólipo mediante cualquier estudio es importante examinar el resto del colon y del recto ya que hasta el 30% de los pacientes presentan pólipos adicionales.

¿LOS PÓLIPOS NECESITAN DE TRATAMIENTO?

Debido a que no se puede predecir que pólipos evolucionaran a cáncer es necesario la resección de todos los pólipos que se identifiquen. En la mayoría de los casos estos pólipos se pueden resecar mediante colonoscopía utilizando instrumentos especiales. Para los pólipos de mayor tamaño en ocasiones se requiere de varias sesiones para su resección completa y en algunos otros de requiere de cirugía.

¿LOS PÓLIPOS PUEDEN RECURRIR?

Una vez que el pólipo se ha sido resecado es muy poco frecuente que recurra. Sin embargo, hasta el 30% de pacientes que ya presentaron pólipos pueden desarrollar pólipos nuevos. Es por esto que los pacientes requieren de un seguimiento estricto con su médico.




¿Qué es la enfermedad pilonidal y cuál es su tratamiento?


La enfermedad pilondal es una infección crónica de la piel de la región próxima al pliegue glúteo (o espalda baja). Esta enfermedad es ocasionada por el recubrimiento del pelo por la piel de esta región. Es más frecuente en hombres que en mujeres y ocurre generalmente entre la pubertad y los cuarenta años de edad. Es también común en personas con obesidad.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA ENFERMEDAD PILONIDAL?

Los síntomas varían desde una pequeña elevación en la región mencionada hasta una tumoración grande y dolorosa. Generalmente existe salida de líquido que puede ser claro, turbio o sanguinolento. Cuando existe infección la zona se encuentra roja, dolorosa y con salida de material purulento. Esto se puede acompañar de fiebre, nausea y malestar general.

Existen diferentes patrones de la enfermedad. La mayoría de los pacientes cursan con un episodio de absceso agudo (enrojecimiento, dolor y salida de pus). Una vez que el absceso se resuelve, por si solo o mediante tratamiento médico, la mayoría de los pacientes desarrollan un seno pilonidal. Este seno es una cavidad que se forma por debajo de la piel que se conecta con la superficie a través de uno o más orificios. Algunos de estos trayectos se pueden resolver sin tratamiento, aunque en la mayoría de los casos se requiere de un pequeño procedimiento quirúrgico.

Alugnos número de pacientes desarrollan infecciones recurrentes de estos trayectos. Esta situación genera que la enfermedad sea crónica y que requiera en todos los casos de tratamiento quirúrgico.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO DE LA ENFERMEDAD PILONIDAL?

El tratamiento depende del patrón de la enfermedad. El absceso requiere de drenaje mediante una incisión con lo que disminuye la inflamación y el dolor. Este procedimiento se puede realizar con anestesia local. En el caso de enfermedad crónica o compleja se requiere de procedimientos en el quirófano para resecar completamente la cavidad formada por debajo de la piel. En la mayoría de los casos la herida se deja abierta para que la cicatrización sea del fondo hacia la superficie para evitar la introducción de pelo y la recurrencia de la enfermedad. En algunos casos la herida se puede cerrar por completo.

¿CUÁLES SON LOS CUIDADOS DESPUÉS DE LA CIRUGÍA?

Si la herida se cierra se requiere solamente de mantener seca la región. Si queda abierta la herida requiere de limpieza y cambio frecuente de gasas para permitir la cicatrización. La región se debe de mantener libre de pelo mediante rasurado o depilado para evitar las recurrencias.




¿Qué es un estoma?


La palabra estoma se deriva del griego que significa apertura creada quirúrgicamente que conecta un órgano interno a la superficie del cuerpo. Los estomas son llamados de acuerdo al órgano involucrado. Los estomas más frecuentes en la cirugía intestinal son la ileostomía(conexión del intestino delgado a la piel) y la colostomía(conexión del colon a la piel).

Un estoma puede ser temporal o permanente. Un estoma temporal se requiere en aquellos casos en los que no es seguro reconectar el intestino o en aquellos casos en los que es necesario derivar el contenido intestinal para permitir la cicatrización del intestino sin la irritación del líquido intestinal.

Un estoma permanente se requiere cuando la enfermedad o su tratamiento impide la función intestinal normal o cuando los músculos del esfínter anal no funcionan adecuadamente o requieren de resección. Las causas más comunes para esta condición es el cáncer de recto bajo (cerca del esfínter anal) o enfermedad inflamatoria intestinal.

¿CÓMO SE CONTROLA LA SALIDA DEL MATERIAL INTESTINAL POR EL ESTOMA?

Una vez que se crea el estoma, el cirujano o la terapista enterostomal (enfermera especializada en el cuidado de los estomas) le enseñará a aplicar y manejar una bolsa especial para la recolección del material intestinal.

El material de la bolsa es de un plástico especial que se adhiere a la piel mediante un pegamento específico. Existen muchos estilos y tamaños de estas bolsas.

La bolsa es desechable y se puede vaciar o cambiar conforme sea necesario. El sistema es seguro y los “accidentes” son poco frecuentes. La frecuencia de las evacuaciones varían de acuerdo al estoma que tenga (ileostomía o colostomía), su dieta y sus hábitos de evacuación previos a la cirugía.

¿SE PUEDEN VER LIMITADAS MIS ACTIVIDADES FÍSICAS?

NO. Todas la actividades regulares, incluyendo la actividad física, se pueden reiniciar al curar del procedimiento quirúrgico.

¿EL TENER UN ESTOMA AFECTA LA VIDA SEXUAL DE LAS PERSONAS?

La mayoría de los pacientes con estomas regresan a su actividad sexual normal (igual a antes de la cirugía). En los hombre, en la que fue necesaria la resección de la porción inferior del recto por cáncer, puede haber en algunos casos disfunción sexual transitoria por lesión a los nervios.

En algunos casos la limitante en la actividad sexual es el miedo de lo que pueda pensar el compañero sexual del estoma. Esto requiere de hablarlo con la pareja y de tiempo.

En algunos casos a los pacientes con estomas les ayuda visitar y platicar con otras personas que lleven más tiempo con sus estomas y que se den cuanta de que es posible llevar una vida completamente normal





Información General

¿En dónde atiende el Dr. Cosme?


El Dr. Cosme cuenta con consultorio en el Centro Médico ABC Campus Observatorio y Campus Santa Fe.




¿En qué hospitales realiza procedimientos y cirugías?


La mayor parte de los procedimientos y cirugías las realiza en el Centro Medico ABC (ambos campus), sin embargo, de acuerdo a las necesidades del paciente o a la cobertura de los seguros de gastos médicos se puede realizar los procedimientos en otras clínicas u hospitales.




¿Es indispensable contar con seguro de gastos médicos para acudir a la consulta?


NO es necesario contar con seguro de gastos médicos para acudir a la consulta. Se pueden realizar presupuestos en base a las necesidades de cada paciente, ya que cada caso se analiza de manera individual y en forma personalizada.




¿El Dr. Cosme atiende padecimientos que no requieran de cirugía?


Además de todos los procedimientos quirúrgicos, el Dr. Cosme también atiende y trata y enfermedades que no requieren de cirugía como por ejemplo síndrome de intestino irritable, enfermedades gastrointestinales y reflujo gastroesofágico entre otras.




¿Si tengo alguna duda, puedo contactarlo por teléfono o por mensaje antes de acudir a la consulta?


Si, el Dr. está disponible las 24hs en su teléfono celular y en el consultorio en horario de oficina.